Bonsáis del Legoland de Billund

Visitar el Legoland de Billund: construcciones y bonsáis

Los bonsáis del Legoland de Billund bien merecen una mirada detenida. 

Es verdad que, nada más entrar, la visión de esas increíbles construcciones realizadas con los pequeños bloques de lego eclipsa cualquier otra cosa. Es verdad que la atención queda colapsada al intentar captar los mil detalles divertidos que pueden observarse en cada rincón. Pero también es verdad que, entre los pequeños edificios, hay verdaderas joyas del arte del bonsái dignas de admiración. 

Y es que, sea cual sea la razón de la visita, entrar en un parque temático como el Legoland de Billund no deja indiferente a nadie.

¿Dónde está el Legoland de Billund?

La ciudad de Billund está al sur de la península de Jutlandia, en Dinamarca. 

Aunque hay parques de Legoland repartidos por varios países, no hay que olvidar que Billund es la cuna de nacimiento de Lego, y sigue siendo la sede principal de la empresa. De hecho, la palabra lego es un acrónimo danés que significa jugar bien.

Si se llega desde Copenhague en coche, cruzando el puente de Gran Belt, se tarda algo menos de tres horas. Ya véis, en un corto espacio podéis visitar los dos grandes parques temáticos de Dinamarca: los Jardines del Tívoli de Copenhague y el Legoland de Billund.

Es muy frecuente también la llegada desde el propio aeropuerto de Billund, situado a pocos metros de Legoland, ya que es las compañías de vuelos low cost tienen en esta ciudad una de sus bases en Dinamarca.

¿Qué debo saber para visitar el Legoland?

Al tratarse de un parque temático conocido, hay mucha información práctica en la red. De cualquier modo, lo mejor es ir a la propia página web del Legoland de Billund, ya que los precios y horarios son un verdadero galimatías por su variabilidad.

Un poco caro, pero merece la pena:

No hay que olvidar que la moneda en Dinamarca no es el euro, sino la corona danesa. Por tanto, hay que hacer un cambio de divisas.

Como suele suceder en los parques de atracciones, es que es un parque con un precio caro. Su entrada da derecho a montar en todas las atracciones, pero claro… cómo resistirse luego a lo que ofrecen en las tiendas???

Por tanto, atentos a los descuentos que aparecen en su página web. Y el primero de ellos: comprando el billete por internet con una cierta antelación, el ahorro puede llegar al 37%.

Otro aspecto a tener en cuenta, como ya se ha comentado, es que los precios varían enormemente entre temporadas e, incluso, de días ordinarios a fines de semana. Para que os hagáis una idea, estos son los precios en temporada baja:

Niños de 0 a 2 años: gratis.

Niños de 3 a 12 años: 359 DKK (unos 48€).

Adultos, a partir de 13 años: 359 DKK (unos 48€).

Billete familiar (dos adultos + niños hasta 13 años): familia de tres 899 DKK (unos 120€), familia de cuatro 1099 DKK (unos 148€), familia de cinco 1249 DKK (unos 168€).

Consultar el día que se desea ir, el horario es muy variable:

Con el horario ocurre como con los precios, hay una gran variación según la temporada y el día de la semana que sea. Lo mejor, una vez más, es consultar su página web para poder planificar bien el día según las horas de las que se disponga.

Os muestro algunas indicaciones de horario (considerad siempre que las atracciones cierran una hora antes que el parque):

En temporada baja sólo suele abrir los fines de semana, con horario de 10:00 a 18:00. Hay ocasiones en que está cerrado completamente.

En festividades especiales como Navidad o Semana Santa, el horario es de 10:00 a 20:00.

En verano, la época estrella del Legoland de Billund, el horario suele ser de 10:00 a 21:00.

Para personas con movilidad reducida o en silla de ruedas:

Si lo que se desea es pasear por el parque para ver las construcciones y los bonsáis, los caminos son perfectamente accesibles.

No ocurre lo mismo con las atracciones, ya que no todas tienen acceso para personas con movilidad reducida. Son varias las que obligan a montarse en marcha, hay que salvar desniveles…

Bastante variedad en alojamiento, no tanto en comidas:

No puedo comentar nada de primera mano sobre el alojamiento, ya que no me quedé allí. Es muy fácil encontrar información sobre los hoteles cercanos con habitaciones temáticas tanto en la propia página web como en los buscadores ordinarios.

Sobre la comida, al igual que ocurre en todos los parques temáticos, lo que más abunda es comida rápida. Sin embargo, está permitido entrar con comida de fuera y hay unos estupendos merenderos en los que descansar un rato.

¡Se puede llevar al perro!

Algo que nos llamó muchísimo la atención es que en el Legoland de Billund se puede entrar con el perro. Por supuesto, el respeto es enorme y no había tropiezos que lamentar.

¿Para quién es la visita al parque Legoland de Billund?

Un parque de atracciones para todas las edades

¿Siempre te atrajeron estas pequeñas piezas de colores con las que hacer mil construcciones? ¿Estas deseando que a tu niño más cercano le regalen un Lego para ofrecerte a montárselo? ¿No puedes resistir la tentación y de vez en cuando compras una caja de coleccionista? Pues no le des más vueltas, este es tu parque.

A pesar de lo que pueda parecer, Legoland no es un parque exclusivo para un público infantil. En realidad siempre me ha parecido que los parques temáticos no son para niños, que siempre quieren montarse en todas las atracciones, con el consiguiente tiempo de espera, y reciben una sobreestimulación que los agota.

Los elementos arquitectónicos hechos con legos que le dan su carácter especial, se aprecian mucho mejor desde una cierta edad, cuando se es capaz de considerar el enorme esfuerzo que hay detrás de cada construcción. Y sumando otros aspectos de mayor detalle, como es el caso de los bonsáis del Legoland de Billund, aún justifican más mi idea.

Así que, ¿por qué no hacer esta visita? fuera prejuicios, y a disfrutar.

legoland de billund

Distribución del parque

Un parque de atracciones como el Legoland de Billund puede verse al completo en una visita de un día. A pesar de ser muy conocido, no llega a ser un parque tan masificado como otros (léase Disneyland) y las colas, sobre todo huyendo de los fines de semana, no son excesivas. 

Como en todos los parques, Legoland está distribuido por zonas temáticas: el Lejano Oeste, Miniland, Territorio Pirata, la Tierra de los Caballeros y un sinfín más. En  cada una de ellas, las construcciones de lego van variando en estilo, al igual que todo el decorado. Lo mismo ocurre con las atracciones (ninguna excesivamente compleja), que se adaptan a la zona en la que se encuentran.

Legoland de billund

No quiero poner muchas fotos de las construcciones de lego en este post porque no quiero hacer spoiler ¡son sorprendentes! De todos modos, entre bonsáis y bonsáis, vais a ver unas cuantas. 

Las fotos más frecuentes van a ser de mi zona favorita: Miniland. Un espacio con réplicas de ciudades europeas y con la mayor concentración de bonsáis del Legoland de Billund, sin olvidar sus mil guiños divertidos.

bonsáis en el legoland de billund

Naturaleza en el Legoland de Billund

Hay muchos detalles en los que recrearse en cada uno de los mundos del Legoland de Billund. Yo, que adoro ese tipo de descubrimientos, no podía dejar dejar de saltar de una construcción a otra, encontrando a cada paso nuevos hallazgos.

Y, de pronto, caí en la cuenta: ¡la vegetación era de verdad! No se trata de simples vegetales sintéticos, son plantas naturales colocadas con tanto esmero como las propias piezas de lego.

Legoland de Billund

Además, como puede verse en esta foto de la sabana africana, en cada lugar y para cada construcción, la vegetación intenta ser la más parecida al lugar original.

¿Qué tipo de vegetación puede encontrarse en el Legoland de Billund?

No es un parque de grandes zonas ajardinadas al estilo del Tívoli de Copenhague. Aquí los grandes árboles son los protagonistas. Entre césped y sencillas flores se reparten por todo el parque: abedules, abetos, álamos, olmos… aportando frescor y sombra para proteger a los visistantes de lo que los daneses llaman verano.

Casa Blanca en Legoland

Acompañando las construcciones pueden verse también pequeños arbustos recortados al tamaño conveniente, como los de esta reproducción del Capitolio de Whashington. Boj, evonimo en rojo o verde, lonicera, endrino, tuya… aprovechando sus posibilidades de poda y sus diferentes colores para conseguir el efecto deseado.

Y luego están los reyes: los bonsáis del Legoland de Billund, que bien merecen un capítulo aparte.

legoland

Los bonsáis del Legolan de Billund

Los bonsáis y los legos comparten principalmente una cosa en común: la paciencia a la hora de crearlos.

Un bonsái no es simplemente un árbol recortado, como sucedía en el caso de los setos de los que hablaba antes. Convertir un árbol en bonsái es todo un arte, y conlleva un gran trabajo de poda, guía de ramas, cuidados de raíces y, sobre todo, mucha previsión para conseguir la forma deseada.

Es por ello que encontrar maravillosos bonsáis en el Legoland de Billund me causó un gran asombro, hasta el punto de llegar a ser el leitmotiv de este post.

bon´sais del legoland de billund

Los bonsáis del Legoland de Billund no pertenecen a una o dos especies, nada de eso. Podemos encontrar multitud de especies, desde las más usuales como el arce japonés o el ficus, hasta especies que no son ni mucho menos propias de un clima tan húmedo como el danés: pino pinsapo, enebro o acacia, 

Ejemplares de arce japonés

El arce japonés es de los árboles más usados en la creación de bonsáis. El precioso cambio de color de sus hojas, que varían desde el verde brillante hasta el rojo intenso, es una de sus mejores bazas. A pesar de la fragilidad de sus ramas,  la facilidad de equilibrarlas creando bellas composiciones lo convierten en el candidato perfecto para crear un bello ejemplar.

bonsáis en legoland de billund

Y no necesariamente hay que seguir un estilo en cascada para crear un bello efecto, erecto, como éste que acompaña a un tilo de Holanda hace un efecto muy natural.

bonsáis en legoland de billund
Los bonsáis más habituales

Entre los bonsáis del Legoland de Billund los más habituales se encuentra, por pura predisposición climática, el arce platanoide o arce de Noruega. Mirad esta imagen, no digáis que esto no parece una calle de una ciudad cualquiera.

Algunos bonsáis del Legoland de Billund son casi pre-bonsáis, dado el trabajo de alambrado de ramas que les queda aún. Suele el caso de las tuyas y cipreses.

Y por último, entre los bonsáis del Legoland de Billund más habituales, no podemos olvidar los tilos, ya mencionados antes.

bonsáis del legoland de billund
Exóticos bonsáis de Legoland de Billund 

En un clima como el danés, la crianza de bonsáis con árboles mediterráneos o de zonas más cálidas aún, tiene un valor especial.

Sin ir más lejos, en Grecia pueden admirarse preciosos bonsáis de pino pinsapo y de enebro, como corresponde al lugar.

bonsáis del legoland de billund

En Sudáfrica, grandes ejemplares de acacia dominan el paisaje.

En Tailandia, un hermoso pino azul es el protagonista.

Y termino ya, esperando haber convencido a los adultos escépticos de la maravilla que son los bonsáis del Legoland de Billund. Pero no me resisto a mostraros este detalle, porque entre bonsái y bonsái puede ocurrir cualquier accidente:

bonsáis del lengoland de billund

También puede interesarte:

¿Te ha gustado este post? Concede estrellas y no olvides comentar
5/5

Deja un comentario

Nuestra web utiliza cookies para mejorar tu experiencia al navegar por el blog. Si continúas aquí nos indicas que aceptas las mencionadas cookies y que aceptas nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba