vdnkh centro panruso de exposiciones

VDNKh: recorriendo el Centro Panruso de Exposiciones de Moscú

Tras esas misteriosas siglas: VDNKh, se esconde el Centro Panruso de Exposiciones Soviéticas de Moscú

La antigua URSS lo creó para mayor gloria de sus logros. 

Sin embargo, lejos de viejos clichés, su visita es mucho más que un paseo por la historia, es un recorrido en plena naturaleza en el que encontrar mil posibilidades diferentes de entretenimiento.

Moscú es mucho más que la Plaza Roja

Moscú es una ciudad que recibe una afluencia de turistas tan enorme como enorme es la ciudad. Pero os desvelo en este post un pequeño truco para librarse del tumulto provocado por los touroperadores: salir de la Plaza Roja. Sí, así de sencillo. Moscú es una ciudad con mucho que ofrecer y, sin embargo, todo el mundo se agolpa en la Plaza Roja, igual que sucede en Venecia con la Plaza de San Marcos.

Y uno de los mejores sitios de Moscú para pasar un estupendo día cargado de historia, curiosidades y naturaleza es el VDNKh, el Centro Panruso de Exposiciones. Y casi lo mejor de todo es la sensación de sentirse moscovita por unos momentos y disfrutar de un día de verano en un parque, tal como lo hacen los habitantes de la ciudad.

¿Qué es el VDNKh o Centro Panruso de Exposiciones?

Esa sería la primera de las preguntas.

Pues, a ver, el VDNKh, siglas que en ruso significan «Exposición de los logros de la Economía Nacional«, es un gran parque de exposiciones y feria de muestras permanente en Moscú. Y cuando digo grande me refiero a que ocupa varias hectáreas de terreno, en concreto unas 330 hectáreas. Es decir, como dirían en cualquier documental que se precie: unos 660 campos de fútbol aproximadamente (corregidme si he dicho una barbaridad 😉 pero creo que el cálculo está bien).

Fue inaugurado en 1939 y, tras varias remodelaciones, terminó siendo el escaparate en el que la URSS exhibía toda su grandeza, desde las innovaciones en agricultura hasta los logros en la carrera espacial. Y ni que decir tiene que para presentar todas esas maravillas de manera adecuada, el Centro Panruso de Exposiciones se enriqueció con edificios fastuosos y una puesta en escena espectacular.

Abandonado a su suerte durante algún tiempo, se restauró y amplió en 2014, ofreciéndonos un recorrido completo por la más pura arquitectura soviética y por jardines y arboledas. Así, este gran parque sviste de colores dándonos otro razón para visitar Moscú en verano, al convertirse en uno de los espacios más interesantes de la ciudad.

VDNKh o Centro Panruso de Exposiciones en toda su inmensidad

Cómo visitar el VDNKh o Centro Panruso de Exposiciones

Ante esa grandeza de espacio uno se plantea cómo visitar el VDNKh o Centro Panruso de Exposiciones sin caer en el agotamiento total.

Pues, aunque no lo parezca, no es tan complicado. Os lo explico, pero antes algunos datos técnicos para facilitaros la llegada.

La línea de metro que lleva desde el centro de Moscú hasta el VDKNh es la línea 6, la naranja, dirección Medvedkovo, hasta VDNKh. Se tarda unos quince minutos aproximadamente. 

Una vez que se sale del metro, se ve todo el complejo, está muy cerca.

La entrada al Parque es gratuita. Sólo es necesario pagar en determinados pabellones en los que hay exposiciones temporales.

El recorrido principal es apto para personas en silla de ruedas o con movilidad reducida, ya que hablamos de caminos llanos, bien preparados y, en su mayor parte, con rampas laterales que permiten un paseo agradable.

Hablamos de un enorme espacio de ocio. En él encontramos todos los recursos que se puedan imaginar: bares, restaurantes, pequeños puesto de comida o helados, tiendas, baños… Incluso pueden alquilarse para su recorrido los típicos segway y otros medios para moverse de forma más rápida.

Ya hemos hablado de su dimensiones. Por tanto, un aspecto a tener en cuenta es que su visita no puede ser rápida. Nosotros empleamos más de medio día en recorrer sólo la mitad del parque, y nos quedamos con ganas de más. Merece la pena dedicarle tiempo. 

Y con ello, un requisito indispensable: un calzado muy cómodo, ¡se hacen muchos kilómetros!

Una buena idea para organizar el recorrido del VDNKh o Centro Panruso de Exposiciones es descargarse un mapa como éste:

mapa del vdknh o centro panruso de exposiciones

Los lugares más interesantes del VKNKh

Según los intereses personales y el tiempo del que se disponga, el VDKNh permite muchos recorridos. Aquí os presento los más interesantes:

  •  El Museo de la Cosmonaútica y su espacio exterior: aunque no está propiamente en el VDNKh , su visita es ineludible.
  • La entrada y fuente principal: en representación de la unión de todos los pueblos de Rusia nos encontramos nada más entrar con uno de los iconos del Centro Panruso de Exposiciones Soviéticas.
  • La avenida central:  circundada de pabellones de los estilos más variados y rodeada de cuidados jardines se convierte en el centro neurálgico del VDNKh.
  • La Plaza de la Industria: réplicas de naves y cohetes son el reclamo de una plaza en la que podemos disfrutar de elementos tan dispares como un centro comercial o un acuario.
  • El Parque Ostankino: anexionado al VDNKh es un bosque declarado reserva natural desde 1998.

Museo de la Cosmonaútica y Monumento a los Conquistadores del Espacio

Como ya he dicho, esta zona no forma parte del VDNKh o Centro Panruso de Exposiciones, pero lo menciono porque es casi lo primero que uno encuentra al salir del metro. Iniciar aquí la visita es muy aconsejable.

Museo de la Cosmonaútica

El monumento a los Conquistadores del Espacio es un enorme monolito de titanio curvado de más de 100 metros de altura. Representa un cohete con su estela plateada, que destellea con el sol de verano pareciendo que va a continuar camino de la estratosfera.

En un lateral, semisubterránea, está la entrada al Museo de la Cosmonaútica. Una visita no muy larga y sí muy curiosa en la que pueden verse réplicas tan nostálgicas como las de la MIR o la perrita Laika (que por supuesto es la estrella del lugar). 

La entrada al VDNKh o Centro Panruso de Exposiciones y la Fuente de la Amistad de los Pueblos

Dejando atrás el Museo de la Cosmonaútica, es fácil ver la entrada al VDNKh: un arco triunfal del más puro estilo soviético, coronado por la dorada escultura que representa la unión de la industria y la agricultura, eje en torno al que gira toda la iconografía escultórica del parque.

Como suele pasar en Moscú, todo es tan grandioso y amplio que cuesta mucho ser consciente de las proporciones. 

Arco de entrada del VDNKh o Centro Panruso de Exposiciones

Y nada más cruzar el arco de entrada, la fuente La amistad de los pueblos nos causa una enorme sorpresa.

Fuente del VDNKh o centro panruso de exposiciones

Rodeada de estudiados macizos florales y de algunos de los pabellones más bellos del parque, sólo acercarse a contemplar esa fuente de figuras doradas ya hace que merezca la pena la visita.

Como todo en el VDNKh no es simplemente una fuente ornamental. Simboliza la unión entre los variados pueblos que componían la URSS. Sus dieciséis figuras, recubiertas de pan de oro, representan mujeres vestidas con los trajes típicos de las diferentes regiones. Nos recordaron mucho a las bailarinas del fabuloso espectáculo de folklore ruso de la compañía Kostroma que vimos la noche anterior. 

Fuente de la Amistad entre los pueblos

La Avenida Central

Casa de los Pueblos de Rusia

La vista de toda la avenida, con el arco de entrada principal y el enorme edificio de la Casa de los Pueblos de Rusia al fondo. Además de las fuentes en el centro: la de la Amistad de los pueblos, seguida de la larguísma Espiga de oro y terminando con la supraornamentada Flor de piedra. Y qué decir de los pabellones de mil formas diferentes. A lo que hay que añadir toda la arboleda y los jardines que la rodean… 

Nos hemos enamorado del VDNKh: es excesivo, enorme y hermoso.

La fuente de la Flor de Piedra

Moscovitas de todas a edades van a pasar allí su tiempo libre. Se ve a los niños jugar, a los jóvenes hacerse fotos para sus redes sociales, a personas haciendo deporte o paseando. El ambiente es muy agradable. Nos encanta estar allí, descubriendo rincones agradables donde descansar un rato del trajín turístico.

Los pabellones laterales

La arquitectura soviética en Moscú no tiene nada que ver con las moles de hormigón a las que estamos habituados en otros ciudades. Moscú es la ciudad en la que se mostró la mejor cara de la URSS, y sus edificios son de líneas rectas, pero armónicas y detalladamente trabajados

Los pabellones del VDNKh son de estructuras muy variadas, cada uno dedicado bien a un país de la antigua URSS bien a un oficio, como una Expo Universal permanente. 

El de Armenia (antiguamente dedicado a Siberia), a la entrada, es de los más llamativos. Con su blancura y ornamentos florales destaca mucho sobre el verdor de los jardines. Dentro hay un restaurante armenio en el que merece la pena hacer una parada.

 

Y le sigue el de Karelia, todo de madera, dedicado al avance tecnológico en agricultura, que también apuntamos entre nuestros favoritos.

Mcuhos de los pabellones están abiertos con exposiciones interesantísimas: robótica, historia de Moscú, historia del propio parque… todo además con un matiz muy interactivo. Visitarlo todo llevaría varios días. 

Nosotros nos quedamos con las ganas de visitar el interior del dedicado a la Cinematografía rusa, con un recuerdo especial a Eisenstein y su Acorazado Potemkin.

Al final de la Avenida Central, una enorme estatua de Lenin, que pasa casi desapercibida desde la Fuente de la Amistad entre los Pueblos, pone fin, junto al gran edificio de la Casa de los Pueblos de Rusia, a un recorrido espectacular.

La Plaza de la Industria

Cuando parece que todo ha acabado, basta con bordear el edificio de la Casa de los Pueblos de Rusia y… el VDNKh sorprende de nuevo con una gran plaza. En ella hay réplicas tan impresionantes como la del cohete espacial Vostok o del avión Yak-42, más helicópteros y otros vehículos aeroespaciales. 

A un lado de la Plaza de la Industria hay un complejo comercial y de exposiciones de interior muy animado, y al otro el Centro de Oceanografía y Biología Marina: el Moskvarium. Un enorme centro de investigación y acuario donde ver delfines, ballenas, espectáculos de agua…

El Parque Ostankino

Y hasta aquí llegamos. El cansancio de todo el día y lo tardío de la hora nos impidió seguir visitando el VDNKh. Nos quedamos con las ganas de seguir investigando los mil caminos que se nos abrían en el boscoso Parque Ostankino, con sus grandes lagos y las vistas desde su Torre de Telecomunicaciones, la más alta de Europa.

Y aún más allá, el Jardín Botánico N.V. Titis, que ni siquiera llegamos a intuir en la distancia.

¡Cuántas cosas! En Moscú todo es una inmensidad.

Pero, a pesar de lo que no pudimos ver, nuestra visita al VDNKh contribuyó enormemente a hacer de Moscú una de nuestras ciudades favoritas del mundo.

Recursos de viaje

Los enlaces que vienen a continuación, y algunos de los que has encontrado en este post, son de nuestros afiliados.

Pulsar en ellos no supone ningún coste para ti, incluso puede beneficiarte en algunos casos. A cambio, el blog recibirá una pequeña comisión que ayudará a seguir ofreciéndote contenido gratis.

Recursos para planificar el viaje:

Y para ver descuentos y promociones especiales, no dudes en entrar en la página de Promos. ¡Hay ofertas que te interesarán!

En cuanto a la ropa para visitar el VDNKh, me decanté por unos cómodos vaqueros y una camiseta blanca con adornos bordados. Hay que tener en cuenta que en Moscú en verano puede hacer bochorno si sale el sol.

Imprescindible, de todos modos, una chaqueta porque también hay momentos de bastante frío. 

Y, por supuesto, unos zapatos muy cómodos para andar kilómetros; en mi caso, unas zapatillas blancas.

Post relacionados

¿Te ha gustado este post? Concede estrellas y no olvides comentar
5/5

Deja un comentario

Nuestra web utiliza cookies para mejorar tu experiencia al navegar por el blog. Si continúas aquí nos indicas que aceptas las mencionadas cookies y que aceptas nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba