Jardines del Tívoli de Copenhague

Cinco razones (de peso) para visitar los Jardines del Tívoli de Copenhague

Visitar los jardines del Tívoli de Copenhague es una de esas cosas que está en todas las listas de qué hacer en la capital danesa. De hecho, ir a ver la Sirenita y pasear por el Tívoli son las dos atracciones en las que primero se piensa en un recorrido por esta ciudad.

Pero, ¿realmente merecen la pena? ¿qué aportan los Jardines del Tívoli en un viaje por Copenhague? ¿Se trata simplemente de un parque de atracciones con aires históricos? ¿o más bien es un jardín urbano con aires de feria? Pues la verdad es que ni una cosa ni otra… ni todo lo contrario. 

Juzguen ustedes mismos. Pasen y lean.

Razón número uno para visitar los Jardines del Tívoli de Copenhague: es un parque histórico.

Los jardines del Tívoli de Copenhague se fundaron en 1845, lo que lo convierte en uno de los parques de atracciones más antiguos de Dinamarca.

Llama la atención que el nombre original de este parque sea ese: «Jardines del Tívoli». Y es que surgieron con la idea de replicar los maravillosos jardines del Tívoli de Villa Adriana y, ya en el Renacimiento, de Villa de Este. Esto es, se crearon como lugar de relax y diversión. De hecho, la monarquía absoluta que gobernaba Dinamarca aceptó la fundación de los Jardines del Tívoli en Copenhague siguiendo la estrategia tan antigua del pan y circo para el pueblo.

Hasta aquí se podría pensar: bueno, hay muchos parques actuales que se fundaron hace ya mucho tiempo, que sea antiguo no tiene por qué ser un valor. Pues la respuesta sería que, en este caso sí es un valor. La gracia de los Jardines del Tívoli de Copenhague es que ha conseguido mantener intacta su esencia desde su creación hasta la actualidad

Se conserva, por ejemplo, la puerta de entrada original al parque. Una puerta que recuerda las portadas de arquitectura efímera tan propias de nuestras ferias.

jardines del tívoli de copenhague

Razón número dos: situación y facilidades de acceso.

Los jardines del Tívoli de Copenhague se situaron en el momento de su creación prácticamente a las afueras de la ciudad. Con el paso de los años y la ampliación de Copenhague, esto ha ido cambiando y actualmente están prácticamente en el centro. ¡Un parque de atracciones para el que no hay que coger el coche ni perder el tiempo en llegar! Creo que esa es una importante razón.

Además, a la estupenda situación se le añade el plus de que el precio puede personalizarse al máximo y el rango de los horarios, que son bastante amplios para estar en Dinamarca.

Un precio de entrada personalizable:

A la hora de hablar de precios, los primero es recordar que la moneda en Dinamarca no es el euro, sino la corona danesa. Por tanto, hay que hacer un cambio de divisas.

Cuando empecé a buscar información sobre la visita a los Jardines del Tívoli de Copenhague, la verdad es que me pareció algo bastante caótico: ¿cuál es el precio de la entrada?

Lo primero que hay que tener claro es que, al igual que sucede en otros parques, se paga según el tipo de visita que se quiera hacer:

– Si sólo se quiere visitar los Jardines del Tívoli se paga un precio base. El precio es de 60 DKK (unos 8 €) para los niños de 3 a 7 años y 135 DKK (unos 18 €) para el resto. 

– Con la entrada básica, una vez dentro del parque se pueden adquirir «fichas» para montarse en alguna de las atracciones. Según la complejidad de la atracción se paga una, dos o tres fichas.

– Si se es un fans de las atracciones, hay un pase completo con el que se puede optar a todas las actividades. El precio de este pase es de 337 DKK (unos 45 €) para los niños entre 3 y 7 años y 409 DKK (unos 55 €) para el resto.

Estos precios varían ligeramente en función del día de la semana que se visite el parque y la temporada. Lo mejor, para asegurarse, es comprobarlo en la propia página web del parque y, de paso, comprar la entrada online para ahorrar tiempo de espera.

Amplios horarios de apertura:

Los Jardines del Tívoli de Copenhague abren por temporadas. Aprovecha así en el invierno los periodos de grandes festividades y durante el verano el mayor número de horas de sol.

En cada una de las temporadas hay eventos especiales y una decoración adaptada a la celebración, convirtiéndose en un reflejo de la temporada en la que se encuentra.

Halloween: del 9 de octubre al 1 de noviembre.

Navidad: del 13 de noviembre al 3 de enero (excepto 24 de diciembre y 1 de enero).

                       De lunes a viernes: de 11:00 a 22:00

                       Sábado y domingo: de 10:00 a 22:00

                        31 de diciembre: de 11:00 a 23:00

Semana Santa: normalmente entre final de marzo y abril, en función de dicha festividad.

Verano: de junio hasta septiembre.

Razón número tres para visitar los Jardines del Tívoli de Copenhague: hay una preocupación evidente hacia las personas con capacidades diferentes

Ya sabéis que en mis post suelo incluir un comentario sobre la accesibilidad del lugar que he visitado. Bueno, pues la página web de los Jardines del Tívoli de Copenhague dispone de un apartado específico de información dedicado a personas con dificultades de cualquier tipo. ¡Nunca había encontrado nada igual en un parque de atracciones! Esa es una buena razón de peso.

Como algo más usual, se contempla la información para personas con movilidad reducida: atracciones en la que poder montarse sin problemas, paseos por el parque, posibilidad de solicitar una silla de ruedas… 

Pero también se ofrecen todas las posibilidades que permitan mejorar la estancia para personas ciegas (está permitido entrar con perro guía) o para personas sordas (se puede disponer de un lugar especial en los espectáculos para que resulte más cómodo llevar a un intérprete). 

Y además, se habla de discapacidades «invisibles», como pueden ser las intelectuales. En estos casos se puede pedir una «tarjeta de consideración»  en el Centro de Servicio de Tívoli.

Por cierto, cualquier persona con una discapacidad puede llevar de manera gratuita un acompañante siempre que éste sea mayor de 14 años.

 

jardines del tívoli de copenhague

Razón número cuatro para visitar los Jardines del Tívoli de Copenhague: pasar una tarde vintage recorriendo sus jardines

Partiendo de una opinión completamente personal, este lugar no me parece un parque de atracciones en el que vuelves a sentirte como un niño, como pueda ocurrir por ejemplo con el parque de Legoland de Billund.

Para mí el valor de los Jardines del Tívoli de Copenhague está en esa atmósfera vintage, tan de moda ahora, que se crea en torno a las antiguas atracciones, los bellos jardines y la cuidada decoración de estilo retro.

Tradición oriental

Unos ejemplos muy característicos de los Jardines del Tívoli son la pagoda y el teatro chino, algo absolutamente de moda con el florecimiento del orientalismo en Europa a finales del XIX.

pagoda china de los jardines del tívoli
jardines del tívoli de copenhague

Y, cómo no, no podía faltar un elemento característico de unos jardines clásicos: un edificio que nos recuerda los cuentos de las mil y una noches. La divertida fuente de burbujas, rodeada de parterres de flores de colores en el verano, nos invita a sentarnos un rato y descansar.

tívoli
fuente de burbujas
La música en los Jardines del Tívoli de Copenhague

La gran sala de conciertos de los Jardines del Tívoli de Copenhague es otro de los espacios en torno a los que dar un bonito paseo. 

Esta zona fue creada en los años 50 del pasado siglo, y se conserva con la misma disposición original. Sus hermosas composiciones florales formando arbustos en torno al agua de la fuente le dan un aire romántico, que se acentúa con las rosaledas que lo circundan.

Por cierto, es aconsejable consultar el programa de eventos ya que es tan variado como prestigioso.

sala de conciertos del tívoli
Rincones singulares

El Parterrehaven es otro de esos espacios singulares que nos ofrecen los Jardines del Tívoli. Con sus enormes vasijas de barro juega con los sentidos para ofrecernos el frescor del agua y la variedad de plantas bulbosas de colores y formas diferentes. ¡Me encantó pasear por allí!

jardines del tívoli

Estos hermosos jardines terminan en un enorme lago, con mil detalles divertidos. Una hermosa fragata entre la espesa arboleda hace volar nuestra imaginación.

lago de los jardines del tívoli

Razón número cinco: fin de fiesta con cena especial y fuegos artificiales ¿se puede pedir más?

Iluminación vintage

Continuar con el paseo cuando la tarde va cayendo nos permite ver el parque bajo otro prisma. La iluminación nocturna, a base de miles de bombillas, está tan bien pensada que se tiene la sensación de haber viajado en el tiempo.

Y es que ya os comenté antes los Jardines del Tívoli de Copenhague no me parecían de esos parques de atracciones que te hacen saltar como una niña nada más entrar. Sin embargo, esta puesta en escena de luces y sombras sí que me hizo volver a mi infancia. Me trasportó a aquellos momentos en los que el fresco de la noche, la luz amarilla del encendido y el sonido de las atracciones me llenaban el estómago de mariposillas por la cercanía de la feria.

noche en los jardines del tivoli de copenhague
Cenando en los Jardines del Tívoli de Copenhague

Y nada mejor, entre paseo y foto, entre foto y paseo, que pararse a cenar en algunos de los restaurantes que encontramos en los Jardines del Tívoli de Copenhague.

Al igual que sucede en todos los parques de atracciones, la mayoría de los locales de restauración ofrecen comida rápida: danesa (con los típicos smorrebrod), americana o italiana. Una oferta a la que se unen los puestecillos de calle para tomar algo mientras se sigue con el paseo.

Pero algo que sorprende en los Jardines del Tívoli de Copenhague es que también tiene restaurantes prestigiosos, hasta el punto de que hay un buen número de visitantes que van exclusivamente a cenar allí las noches de verano. El Nimb, de comida nórdica, o el Wagamama, de comida asiática, son ejemplo de ello.

Los fuegos artificiales

Como broche final, quedaba mi atracción favorita. En los largos días de verano, cuando por fin el sol termina de ponerse, pude disfrutar de esa alegría efímera que ofrecen los fuegos artificiales de mil colores estallando en el cielo.

fuegos artificiales en los jardines del tívoli

También puede interesarte:

¿Te ha gustado este post? Concede estrellas y no olvides comentar
5/5

Deja un comentario

Nuestra web utiliza cookies para mejorar tu experiencia al navegar por el blog. Si continúas aquí nos indicas que aceptas las mencionadas cookies y que aceptas nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba