paisajismo salvaje en copenhague

Paisajismo salvaje: nuevo concepto para viejas ideas

Recuerdo un paseo por Conpenhague en una de esas tardes infinitas de verano, con esa luz tan especial de un sol que tarda en ponerse. 

En una de las zonas arquitectónicamente más interesantes de la ciudad no había parterres simétricamente colocados y los jardines… ¿eran jardines? 

Sin embargo, la naturaleza estaba allí, viva y radiante, guardando una armonía con el entorno que no podía ser sino fruto de un estudio detallado. 

Quedé impresionada, y al poco de volver del viaje, di con la clave: paisajismo salvaje, ese es el concepto.

¿Qué es el paisajismo salvaje?

El paisajismo siempre implica diseño y planificación. Por lo tanto, paisajismo salvaje puede verse como la extraña unión de dos conceptos antagónicos.

Nada más lejos de la realidad. El paisajismo salvaje busca la armonía en la recreación de retazos de paisaje natural en zonas urbanas. Esto es, se trata básicamente de pensar qué haría la naturaleza si nosotros dejásemos de existir o viviésemos un confinamiento sin final. Jugar con esa idea, domesticándola en cierta manera, es la clave.

Pero esto que puede ser tan sencillo, es de una gran complejidad. Conlleva la búsqueda exhaustiva de las plantas que, de manera natural, puedan desarrollarse mejor en un terreno. Y esto lleva al estudio de la combinación de dichas plantas en cuanto a color y desarrollo. Sin olvidar, por supuesto, la ubicación de esas zonas de creación salvaje para conseguir un efecto armónico.

paisajismo salvaje en copenhague
Ejemplo de paisajismo salvaje en Copenhague

¿Es una idea nueva la del paisajismo salvaje?

Tras una denominación novedosa y llamativa como es ésta de paisajismo salvaje, se esconde una idea antigua proveniente del clásico jardín inglés.

En los grandes jardines ingleses del siglo XVIII, la idea de dejar fluir la naturaleza siempre estuvo presente, en un intento de alejarse del formalismo del jardín francés. Aprovechando las irregularidades del terreno y creando zonas de vegetación aparentemente no domesticada, esa idea pronto dejó Inglaterra para extenderse por buena parte Europa.

saint james´s park de londres
Imagen bucólica en un rincón de St. Jame´s Park de Londres

Igualmente, es fácil relacionar el concepto de paisajismo salvaje con la idea, también propia del XIX, del romanticismo de las ruinas de civilizaciones pasadas devoradas por la naturaleza. Ese modelo de belleza fue ensalzado por los viajeros del Gran Tour, que recorrían la Europa más mediterránea buscando exotismo y belleza decadente. 

ruinas románticas en ourense
La naturaleza apoderándose de un pequeño puente isabelino cerca de Cea, en Ourense

Para un jardín inglés no hay hierbas malas, esa idea tan arraigada en la cultura mediterránea proveniente probablemente de nuestra tradición agrícola. El concepto de hierbas malas pasa a hierbas que no están en el lugar adecuado. Por tanto, cualquier planta colocada en el sitio conveniente, puede resultar tan válida como la planta más sofisticada. Y esa es, en realidad, una de las bases del paisajismo urbano.

paisajismo salvaje moscú
Bordura aprovechando un desnivel en el Muzeon Art Park de Moscú

¿Qué elementos nunca faltan en un diseño de paisajismo salvaje?

El paisajismo urbano está muy relacionado con el paisajismo sostenible, ya que busca la reintroducción en la jardinería urbana de las plantas propias de la región, de manera que se minimicen la necesidad de agua o elementos fitosanitarios que especies de otros lugares precisan para su desarrollo.

Muchas de las plantas que se usan para construir el paisajismo salvaje son gramíneas, que aportan esa sensación de suavidad; plantas aromáticas, que suelen florecer en verano normalmente con tonos azules y lilíaceos; suculentas. en muchos casos rastreras, con su floración en tonos vivos y algunas bulbosas naturales… unidas en agrupaciones sorprendentes. Así, combinándolas en cuadros bien estudiados, consiguen reflejar todo el potencial de la naturaleza en su estado más puro.

paisajismo salvaje en el jardín botánico de copenhague
Paisajismo salvaje en el Jardín Botánico de Copenhague

Y, por supuesto, un factor que se olvidó durante largo tiempo y que ha vuelto actualmente con mucha fuerza. En un diseño de jardín salvaje paisajismo y arquitectura van íntimamente entrelazados, creando una simbiosis perfecta entre la naturaleza y los elementos más puramente constructivos. De esta forma, no llegan a entenderse la una sin la otra, consiguiendo una continuidad inigualable entre los espacios exteriores y los interiores.

paisajismo urbano en el parque zaryadye de moscú
El parque Zaryadye de Moscú es uno de los mejores ejemplos de la unión de paisajismo y arquitectura

También puede interesarte:

¿Te ha gustado este post? Concede estrellas y no olvides comentar
5/5

Deja un comentario

Nuestra web utiliza cookies para mejorar tu experiencia al navegar por el blog. Si continúas aquí nos indicas que aceptas las mencionadas cookies y que aceptas nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba