miradores de la isla de san miguel de las azores

Los miradores de la isla de San Miguel de las Azores

Los miradores de la isla de San Miguel de las Azores son el mayor ejemplo de cómo, en una pequeña isla en medio del Atlántico, se puede mimar al visitante uniendo un fantástico paisaje con unas instalaciones fabulosas. 

Esta unión, paisajes únicos y cuidados jardines, hacen de estos miradores el lugar perfecto desde el que dejar pasar el tiempo mientras se toman fuerzas para la siguiente aventura.

Qué esperar de un mirador de la isla de San Miguel de las Azores

La isla de San Miguel de las Azores, con sus 65 km de largo y sus 15 km de ancho máximo, permite realizar tantos viajes como viajeros hay.  Y entre tanto donde elegir, siempre encontramos sus maravillosos miradouros como lugar de descanso para tomar al pie de la letra el slow-green-travel que tanto nos gusta.

¿Y qué se puede esperar de los miradores de la isla de San Miguel de las Azores?

1. Un paisaje único

Como es obvio, los miradores de la isla de San Miguel de las Azores aprovechan el entorno ofreciendo al visitante un espacio de gran belleza. Como no puede ser menos, ese paisaje siempre tiene como horizonte el agua, sea el mar o sea alguno de los lagos, ocupas de viejos cráteres, que encontramos por toda la isla.

2. Bellos jardines

Por si fuera poco el paisaje, en la mayoría de los casos los miradores de San Miguel se embellecen con jardines sumamente cuidados, en una isla que ya de por sí parece un jardín. A veces con vegetación propia de la isla, bellamente planificada; a veces con especies destinadas específicamente a formar parterres de colores.

3. Un clima muy cambiante

Este aspecto hay que asumirlo cuando se viaja a la Azores. El clima puede cambiar de un extremo a otro en cuestión de poco tiempo. Da igual que sea para hacer una ruta, como nos ocurrió en la ruta del Salto do Prego o en la del Lago do Fogo, o que sea para disfrutar de un mirador, el caso es que en muchas ocasiones hay que armarse de paciencia e impermeable y esperar.

4. Instalaciones muy cuidadas

Uno de los mejores lugares donde comer en San Miguel es, precisamente, en uno de sus miradores.

Siempre encontraremos en ellos mesas y sillas de picnic, no en vano son parques do meriendas. A ello se le une, en muchos casos, techados, para proteger del sol o de la lluvia; barbacoa, y todo lo que podáis necesitar para organizar una comida con vistas.

En muchos casos hay incluso baños y agua potable.

Por supuesto, una buena zona de parking, fuera de las instalaciones del mirador, nunca va a faltar.

5. Limpieza

No es raro llegar a un mirador y encontrar personal trabajando en él. La limpieza de las instalaciones y el cuidado del lugar son un elemento siempre presente en los miradores de San Miguel.

6. Y preciosos gatos

No puedo negarlo, me encantan los gatos. Y los de los miradores de la isla de San Miguel de las Azores son especialmente bonitos y mimosos. Acostumbrados a los visitantes, mimados y bien alimentados, los gatos son un elemento más de estos fabulosos miradores.

Un recorrido por los miradores de la isla de San Miguel de las Azores

El recorrido que os propongo aquí va de este a oeste. No llega a recoger todos los fantásticos miradores de San Miguel, eso sería tarea de casi imposible. Pero sí muestro mi selección personal. Espero que la disfrutéis.

Mirador de Vista do Rei

El mirador de Vista do Rei se encuentra a tan solo media hora de Ponta Delgada, la capital de la isla.

 Se llega fácilmente desde la autovía EN1-1A, tomando el desvío por la carretera 9-1.

Hay que tener en cuenta que tiene varias zonas de parking. La más cercana sólo permite media hora de estacionamiento, y hay que irse varios metros más arribas para encontrar el de larga estancia.

De todos los miradores de San Miguel, se puede decir que éste es el mirador más emblemático. Su fácil acceso y sus fabulosas vistas sobre el enorme cráter del antiguo volcán son uno de los mayores reclamos publicitarios. 

Sus dos grandes lagos. Lagoa Azul y Lagoa Verde, rodeados de la vegetación de verde brillante característica de la isla, salpicada de hortensias, crean una imagen que hace soñar.

Pero no todo es lo que parece. En realidad es un único lago. La diferencia entre los pigmentos minerales acumulados a cada parte del lago, hace que la luz del sol reflejada en sus aguas le haga parecer dos lagunas de diferente color, en una especie de ilusión óptica. El estrecho puente que lleva a la población de Sete Cidades refuerza aún más esa duplicidad.

miradores de las azores vista do rei

Es un mirador para disfrutar lejos de las horas punta turísticas, ya que la facilidad para llegar a él hace que los grupos de touroperadores pueden saturarlo. 

Y de todos modos, aún podía haber sido peor. Justo enfrente del mirador hay un viejo hotel a medio construir, abandonado, una mole de 5 estrellas en mitad de un paraje idílico. Afortunadamente no llegó a terminarse y hoy en día sólo sirve de refugio de animales, mientras la naturaleza se toma su venganza invadiéndolo. Bueno, refugio de animales y lugar de cazadores de fotos, a pesar de la prohibición de entrar y de lo peligroso que puede ser. 

hotel de vista do rei

Prácticamente del mismo mirador parte un bello sendero, tranquilo y sin gran dificultad: la ruta de la Caldera de Sete Cidades, que permite ir contemplando los lagos Azul y Verde desde diferente perspectiva, con el mar en el lado.

Mirador Boca do Inferno

No tiene pérdida, ya que se llega siguiendo la carretera que va desde Vista do Rei hasta Sete Cidades. 

A pocos metros del anterior mirador, hay un gran aparcamiento, frente al que aparece un desvío a la izquierda. Se puede optar por dejar el coche en ese primer parking, o por continuar por la pista de tierra hasta el propio parking de Boca do Inferno. 

Si se elige dejar el coche en el primer aparcamiento, que es el de larga estancia del mirador de Vista do Rei, la recompensa será enorme. Y es que permite disfrutar de un paseo de pocos kilómetros entre grandes árboles, que dejan entrever una vegetación de bosque de cuento, húmedo y neblinoso.

miradores de san miguel camino de boca do inferno

Y aún más, siguiendo un camino se puede bajar hasta el precioso Lago do Canario. Pequeño, perfectamente redondo y rodeado de árboles que parecen protegerlo, el Lago do Canario es un lugar en el que estar. No es el lugar de las fotos para redes sociales, ni un lugar del que presumir de haber estado. Se trata de un sitio especial, quizás porque libera y deja disfrutar del contacto con la naturaleza, sin más.

miradores de san miguel lago do canario
lago do canario

Llegar andando al mirador de Boca do Inferno, después de un recorrido tan hermoso, aún hace más incomprensible ese nombre tan tenebroso con el que se ha quedado. Porque supongo que es un nombre antiguo, muy anterior al de la llegada de los visitantes que deseamos hacernos la foto en el otro gran emblema de la isla. 

Con esto os quiero decir nuevamente que hay que madrugar. Dentro de los miradores de la isla de San Miguel, el de Boca do Inferno es de lo más fotografiados… si la niebla lo permite.

Pero como suele ocurrir en los lugares muy turísticos, basta con apartarse un poco de la foto, para descubrir espacios afortunadamente olvidados, como el de este pequeño merendero. Allí, la barbacoa, cubierta de un espeso musgo verde, entre la niebla, pone la nota fantástica y hace pensar en otros tiempos, otros ritmos.

miradores de san miguel boca do inferno

Una breve escalera nos aparta del bosque y nos lleva a una panorámica que se nos abre como en un inmenso cine natural. Aunque en ocasiones la niebla le permite jugar al escondite.

miradores de san miguel boca do inferno

Pero no lo dudéis, desde el estrecho camino y al llegar al mirador, las vistas son fabulosas. No en vano es la postal de San Miguel

miradores de san miguel boca do inferno

Una alta loma de intenso verde, separa esta zona del cercano cráter de Sete Cidades. Sin embargo, se ve desde aquí el lago Azul y el pequeño pueblo, tan al fondo. El lago de Santiago y la pequeña laguna Rasa, junto con la Caldera Seca, compiten para reclamar nuestra atención. ¡No hay ojos para tanta belleza!

miradores de san miguel boca do inferno

Mirador de Ponta do Escalvado

Este mirador se encuentra al norte de la costa oeste de San Miguel,  a sólo cuatro kilómetros de la localidad de Mosteiros.

Además, los siete kilómetros que lo separan de Sete Cidades por la carretera EN9-1A, lo convierten en la visita ideal después de disfrutar de los dos anteriores.

Yo no pude disfrutar de Ponta do Escalvado. Una fuerte lluvia me lo impidió. Sin embargo, no quería dejar de reflejarlo porque realmente es la visita ideal después de los otros dos.

No es tanto el paisaje en sí, que es muy bello, con paredes cortantes de color oscuro cayendo hasta el mar desde una meseta verde. lo que lo convierte en especial es que, a escasa distancia de este mirador, se encuentra Ponta da Ferraria. Este lugar tiene una piscina termal natural justo a pie de playa.

Hay varias piscinas termales naturales en San Miguel, algunas tan extraordinarias como la de Terra Nostra Garden, pero ésta tiene la particularidad de que su corriente de agua caliente va a dar al frío mar Atlántico, creando la extraña sensación de bañarse en un mar caribeño en un paisaje volcánico.

Al menos esa era la que yo pensaba que sería mi sensación, mientras hacía mi guía personal de viaje y planeaba mi baño en Ponta Ferraria. Espero que vosotros sí podáis disfrutarlo.

Lo único que os puedo dejar para que os hagáis idea del paisaje es esta foto tomada desde la costa de Mosteiros, cuando la tormenta decidió que se iba a otro lugar.

miradores de san miguel mosteiros

Mirador de Santa Iria

Muy cerca de la EN1-A1, a sólo unos cinco kilómetros al oeste de Ribeira Grande, podemos encontrar este precioso mirador.

De todos los miradores de San Miguel, el de Santa Iria consigue mostrarnos como ninguno los contrastes de esta isla. Y es que, gracias a su ubicación, perfectamente centrada en la costa norte, parece como si quisiera separar la parte más turística, entre Capela y Ribeira, de la parte más salvaje, el famoso nordeste.

De esta manera, conseguimos abarcar en un único golpe de vista desde el litoral más suave del oeste, con playas de arena y entorno más domesticado; hasta el litoral salvaje del este, con sus acantilados, que se intuyen cada vez más escarpados en la lejanía.

miradores de san miguel santa iria

Y muy cerca del mirador de Santa Iria, a unos siete kilómetros, un aliciente más: los campos de té de Gorreana.

El cultivo de té, chá, se hicieron extensivos en la isla en el siglo XIX y conforman hoy en día una de las mayores fuentes de ingresos agrícolas de la isla. La factoría de té de Gorreana es una de las que pueden visitarse, mostrando todo el proceso, la maquinaria y permitiendo dar un paseo por esos campos tan inmensamente verdes que casi caen al azul atlántico.

campos de té de gorreana
mirador de santa iria

Mirador do Ponta do Arnel y mirador da Vista dos Barcos

Situado en la circular EN1-A1, transformada en el olvidado este en una simple carretera, se encuentran estos dos pequeños miradores, cada uno en un extremo del pequeño pueblo donde se sitúa el faro de Arnel.

Estos dos pequeños miradores, preciosos, cuidados y con vistas, podrían ser dos más a sumar en la lista de miradores de San Miguel, si no fuera por el significado que tienen para mí.

A ver, cuando me propuse visitar el este de la isla, una fotografía que se repetía una y otra vez, era la del Faro de Arnel, rojo sobre azul de un mar salvaje.

Esa imagen la tenía tan grabada y asociada a la visita del este de San Miguel, que al llegar a Arnel, sin pensarlo, nos pusimos en camino al faro… ¡y qué camino! Nos esperaba una pendiente increíble, para la que aconsejaban con mucha razón, que no se use el coche. Y justo el día en que el sol había decidido salir en todo su esplendor. La bajada y la subida fueron apoteósicas. Y la recompensa, la verdad, escasa, ya que encontramos un faro pequeño y con escasa perspectiva sobre el acantilado.

Y es que la imagen soñada no estaba allí, sino en los miradores que al principio dejamos pasar sin prestar atención.

miradores de san miguel faro do arnel

Mirador Ponta do Sossego

Este mirador se encuentra siguiendo la EN1-A1, y a sólo ocho kilómetros del Faro de Arnel.

El mirador Ponta do Sossego es el miradouro por excelencia de San Miguel. Reúne, con una puntuación de diez, todos y cada uno de los puntos con los que comenzaba este post.

La entrada nos lleva a un gran jardín planteado como una cuidada antesala abierta hacia el inmenso paisaje. Parterres de flores de alegres colores, árboles recortados como pequeños laberintos, arcos florales… todo planeado como un parque urbano, allí, en mitad de una tierra tan salvaje.

mirador ponta do sossego
miradores de san miguel ponta do sosego

Los merenderos, cuidadosamente cubiertos con pérgolas de madera, suelen estar ocupados en las horas clave por grupos turísticos que realizan el tour del nordeste y hacen su picnic allí.

La enorme área ajardinada va bajando en zonas escalonadas hasta formar horizonte con el mar. Y yo, a pesar de la innegable belleza del lugar, no podía dejar de preguntarme ¿realmente era necesario todo aquello allí?

miradores de san miguel ponta del sosiego

Mirador da Ponta da Madrugada

Y a pocos kilómetros de Ponta do Sossego, el mirador de Ponta da Madrugada, igualmente de fácil acceso desde la EN1-A1.

Y este es el último de los miradores de San Miguel que os propongo en este recorrido.

Obviamente, hay muchos más, ya veis que no marco ninguno ni en el centro de la isla, ni en el sur. La razón es sencilla. El resto de los miradores, bien nos los encontramos bajo una climatología no apta para parar y observar, bien no formaron parte de nuestro particular road-trip por la isla.

Pero el mirador de Ponta da Madrugada es el broche perfecto para esta propuesta viajera.

Menos ajardinado que el mirador de Ponta do Sossego, más asalvajado por decirlo así. Esto hace que conserve más la esencia de lo que son las Azores y que trasmita de mejor manera ese contacto con la naturaleza tan puro que se siente en este lugar.

mirador ponta da madrugada

Recursos de viaje

Los enlaces que vienen a continuación, y algunos de los que has encontrado en este post, son de nuestros afiliados.

Pulsar en ellos no supone ningún coste para ti, incluso puede beneficiarte en algunos casos. A cambio, el blog recibirá una pequeña comisión que ayudará a seguir ofreciéndote contenido gratis.

Recursos para planificar el viaje:

Y para ver descuentos y promociones especiales, no dudes en entrar en la página de Promos. ¡Hay ofertas que te interesarán!

Post relacionados

¿Te ha gustado este post? Concede estrellas y no olvides comentar
5/5

Deja un comentario

Nuestra web utiliza cookies para mejorar tu experiencia al navegar por el blog. Si continúas aquí nos indicas que aceptas las mencionadas cookies y que aceptas nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba