lista de deseos viajeros

La lista de deseos viajeros nos define

Me encanta tener una lista de deseos viajeros, es mi forma de tocar los sueños

Mi lista va aumentando año tras año y va cambiando conmigo. En ella hay viajes que han estado desde siempre y viajes descubiertos de pronto. Algunos destinos van subiendo lentamente en ese ranking imaginario, y otros ganan puestos de golpe, consiguiendo eclipsar cualquier otro deseo viajero y apropiándose de mis fantasías con intensidad durante un tiempo.

Pero ninguna lista de deseos viajeros es inocente. Nuestras listas de deseos nos definen, nos identifican con un tipo de viajero concreto y delatan cómo nos enfrentamos a los viajes. Y eso es algo que, al fin y al cabo, no dista mucho de cómo nos enfrentamos a la vida. 

lista de deseos viajeros
París... siempre en mi lista

Mi lista de deseos viajeros no es algo nuevo

En los largos veranos de mi infancia recuerdo leer, casi devorar, una enciclopedia que teníamos en casa llamada Conocer el mundo. La repasaba una y otra vez, eligiendo países lejanos. Luego escribía viajes imaginarios como si hubiera estado allí. Aún conservo alguno de esos cuadernos y todavía me quedan en el apartado de pendientes muchos de aquellos destinos soñados.

lista de deseos viajeros

Ahora de mayor, en tantas de esas ocasiones en las que no tengo a mano ni papel, ni lápiz ni tiempo, guardo en mis favoritos los enlaces de las búsquedas de viajes en internet. 

Y, fiel a la época no digital en la que crecí, no puedo evitar comprar guías de viaje de destinos a los que aún no iré y apuntar en mi cuadernillo tantos y tantos descubrimientos viajeros.

En realidad no deja de ser lo mismo. Es ese afán por el movimiento, por descubrir la magia en un lugar que no es en el que estoy. Y esa necesidad de escribirlo para hacerlo tangible y, con ello, un poquito más real. 

Cómo organizo mi lista y qué dice eso de mí

Con mucho orden

Una de las cosas que más me gusta cuando emprendo un viaje es planificar. Eso ya es algo que mi forma de enfrentarme a mi lista de deseos viajeros dice de mí.

En mi lista viajera, organizada por continentes y países, off course, aparecen los lugares emblemáticos que cualquier viajero quiere visitar: la Plaza Roja, el Machu Pichu, Cañón del Colorado, la Muralla China…. ¡no por ser tan típicos voy a dejar de querer estar allí!

A ellos voy añadiendo mis nuevos descubrimientos: los Jardines de Singapur y sus grandes árboles mágicos, los senderos de Landmannalaugar en Islandia, la Montaña de Siete Colores en Perú… ¡¡tantos deseos viajeros!! y voy sumando y sumando.

Aunque lo cool sea decir que el viaje te lleva, yo disfruto buscando y rebuscando lugares y experiencias que completen mi recorrido. Es como cuando escribía mis diarios imaginarios de pequeña, pero dotándolos de la fuerza de lo que va a suceder realmente. Luego claro, llega el viaje, que nos sorprende siempre con mil cosas inesperadas, con algunos lugares que nos decepcionan y con otros que quedan grabados en la memoria para siempre.

lista de deseos viajeros
Nunca pensé que la Sirenita pudiera transmitir esa sensación de ternura
De Camden Town, sin embargo, esperaba mucho más

Con un alto grado de obsesión y detalle

Lo reconozco, soy bastante obsesiva con las cosas que emprendo. Y con mi lista de deseos viajeros no lo soy menos.

A lo largo de mi vida he ido puliendo más y más el concepto, llegando a convertirse en un auténtico cuaderno de deseos viajeros, más que una lista. Me gusta ir anotando, como si de un bullet journal se tratara, los lugares que de pronto descubro al leer un artículo o un libro y que siento que tengo que hacer míos. Mi impronta analógica sobrepasa a lo digital.

Cuando empieza el año, allá por septiembre (que no en enero) mi cabeza empieza a dar vueltas con una lista más cercana, la del año. Lugares para escapadas cortas, para los puentes, para el viaje del verano… para todos hay un hueco en mi lista de deseos viajeros.

Y esto también me define: mi cabeza está llena de viajes continuamente. Mis años se miden por el viaje de verano. Mi tiempo lo marca la próxima escapada, la siguiente salida.

Para volver a repetir

Hay quien hace la lista de deseos viajeros para tachar y hay quien la hace para poner tics. Yo soy de esas últimas.

Aunque parezca un detalle nimio, es en realidad, una de las cosas que más te definen como viajero. Tachar de la lista implica la idea de cumplir y pasar página. Poner un tic conlleva algo más: lo he visto, no me importa volver. ¡Hay tanto por descubrir en esos lugares en los que apenas podemos pasar unos días! 

Además, los viajes nunca son los mismos: la compañía, el momento de la vida en que se realiza, la estación del año… todo se confabula para que en un mismo lugar, el viaje pueda ser completamente distinto.

Es evidente que los que no disponemos ni de mucho tiempo para viajar ni de un presupuesto elevado lo que nos atrae es conocer todos esos sitios nuevos que nos quedan en nuestra lista de deseos viajeros. Repetir destino parece casi un pecado. 

Pero yo tengo que confesar que, cuando la ocasión se presenta y aún sacrificando lugares nuevos, tengo sitios a los que siempre seguiré volviendo. 

Y siempre que regreso de un viaje pienso que repetiría destino para conocer tantas cosas que aún me quedan por ver. De hecho, pienso volver a Moscú para realizar la mítica ruta del Transiberiano, qué duda cabe.

un lugar para volver
Un lugar para volver y desde el que empezar una ruta mítica

El post-viaje también forma parte de mi lista de deseos viajeros

Para mí viajar es construir recuerdos, que luego guardo en forma de diario, de álbumes de fotos o en los post que comparto en este blog. 

Cuando planifico mi lista de deseos viajeros, no puedo dejar de pensar en esos recuerdos que quedarán en forma de escritura e imágenes. Por eso busco en mis listas lugares que puedan decirme algo especial, que, al menos a priori, tengan capacidad de sorprenderme. A mí, y a los que me acompañan, pues no viajo sola.

Mi lista de deseos viajeros de este año

Estamos en 2020-2021. Un año extraño. Ya casi acostumbrados a esto de la pandemia y los confinamientos, pero desesperados por ver un final. 

Como os pasa a muchos de vosotros, tengo muchos sueños viajeros sin cumplir y, en este momento, pocas expectativas de hacerlos realidad. Pero entre tanta noticia negativa, no he podido menos que plantear una lista pequeñita y realista, que llene mi año de ilusión y buenas vibraciones.

La lista de deseos viajeros

Ya veis, no es una lista demasiado ambiciosa… ¿o sí?. 

¿Y vuestras listas de deseos? ¿Qué dicen de vosotros? 

También puede interesarte:

¿Te ha gustado este post? Concede estrellas y no olvides comentar
5/5

Deja un comentario

Nuestra web utiliza cookies para mejorar tu experiencia al navegar por el blog. Si continúas aquí nos indicas que aceptas las mencionadas cookies y que aceptas nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba