el peñón de gibraltar

El Peñón de Gibraltar: una subida a pie

El Peñón de Gibraltar, ese pequeño y controvertido lugar de la costa gaditana, no es un sitio en el que se piense para realizar una ruta de senderismo. 

El  reclamo del teleférico o las furgonetas preparadas para la visita, junto con el gran desnivel que hay que salvar en el recorrido, son importantes señuelos disuasorios para que lo de andar quede en un segundo plano. 

Pero… ¿no es ese motivo suficiente para desear subir a pie?

El Peñón de Gibraltar: un anacronismo británico en suelo español

El Peñón de Gibraltar se sitúa en el Campo de Gibraltar, una comarca de Cádiz que reúne atractivos tan importantes como la fabulosa playa de Bolonia, la belleza de Punta Paloma, el atractivo de las olas de Tarifa, el paso del Estrecho hacia Marruecos en Tarifa y Algeciras y parte del Parque de los Alcornocales, con pueblos blancos encaramados en la sierra, como Castellar de la Frontera y Jimena de la Frontera. Un maravilloso entorno natural que se asoma a África.

El problema es que, a pesar de la belleza de la zona y sus posibilidades turísticas y comerciales, los problemas sociales y la economía de atún y chocolate son el día a día en las principales poblaciones de Campo de Gibraltar. Aspecto que no ayuda mucho a que los habitantes del Peñón de Gibraltar, que se sienten ingleses, quieran dar un paso geo-político y dejar de ser colonia.

Y el caso es que no se trata de un territorio anexionado a Gran Bretaña desde tiempos remotos. Fue a principios del siglo XVIII, en 1704, tras el conflicto internacional que supuso la Guerra de Sucesión Española, cuando fue transferida al Reino de Gran Bretaña mediante el Tratado de Utrecht. Una recompensa a los ingleses por los favores prestados en dicha contienda a Felipe V.

Desde entonces, España reclama la devolución del estratégico Peñón de Gibraltar, quedando la zona en la lista de la ONU de los territorios pendientes de descolonización.

Así que nada, nos encontramos con que el elemento común del escudo de la bandera de España y del escudo de la bandera de Andalucía: las Columnas de Hércules, están una en suelo británico y otra en suelo marroquí. En fin… ironías histórico-geográficas.

Peculiaridades de Gibraltar

Dejando de lado las controversias, el caso es que el Peñón de Gibraltar es una masa de piedra caliza que se eleva 426 metros sobre el nivel del mar. Se encuentra  justo en la línea de la costa, subiendo casi verticalmente sobre el mar desde su cara norte. 

Escuchar inglés con el más puro acento andaluz intercalado de palabras españolas (especialmente tacos, off course) es uno de los atractivos de Gibraltar, una especie de dialecto britanish-andalúz conocido como llanito

Bueno, escuchar llanito va unido al segundo gran atractivo del Peñón: comprar, que es a lo que va una buena parte del turismo. 

Hay que recordar que la moneda oficial de Gibraltar es la libra. Se puede pagar en euros o libras, pero el cambio siempre lo dan en libras, por ello es mejor el cambio con tarjeta o llevar dinero cambiado.

Sin embargo, no se puede olvidar que la zona fue declarada Reserva Natural en 1993 por su enorme valor geológico, biológico y paisajístico. De hecho, el 40% del territorio de Gibraltar es reserva natural. Así que en el Peñón de Gibraltar hay una opción de turismo natural, un poco olvidado entre tanta infraestructura turística, pero que merece mucho la pena.

El Peñón de Gibraltar y el coche: la mejor forma de llegar

El atractivo turístico del Peñón de Gibraltar, básicamente el estar en suelo británico justo al sur del sur, ha hecho que haya todo un emporio turístico-comercial en torno a la subida al Peñón: rutas turísticas en jeep, furgoneta o taxi, el teléferico… de todo ello es fácil encontrar información en internet.

Y es que no se puede subir en coche propio al Peñón. El reducido espacio y el exceso de vehículos han llevado a ello.

De hecho, lo mejor para llegar a Gibraltar es dejar el coche en La Línea de la Concepción y cruzar la frontera andando. Así se evitan las enormes colas que se forman para pasar la aduana y se ahorra en plaza de parking. 

Desde la frontera hasta el centro de la ciudad se puede llegar en unos cinco minutos andando. Tras cruzar la pista de aterrizaje del estrecho aeropuerto, que cruza la carretera principal, se llega a Main Street, el centro de la ciudad.

Frontera del Peñón de Gibraltar

Subir a pie el Peñón de Gibraltar

Pues nada, dejando de lado taxis, teleférico y furgonetas, hay que preparar las piernas para hacer una subida memorable. 

Entrada y distancias

El recorrido está muy bien indicado y preparado, no tiene pérdida, por otra parte es complicado que algo tenga pérdida en este lugar tan pequeño.

Se comienza la subida por la calle Europa Road, que es el indicio de que la cuesta arriba va a ser considerable, girando al poco tiempo por Engineer Road hasta llegar a la entrada del Parque Natural, una gran reja con garita.

Es una ruta de casi trece kilómetros de ida y vuelta (contando desde la frontera), y podríamos catalogarlo de dificultad moderada porque se une la longitud con el desnivel que hay que salvar. ¡Las cuestas son de aúpa!

Una buena parte del camino no es accesible para silla de ruedas, ya que va por caminos de tierra con piedra suelta o por escalones tallados en la roca.

Precios

La entrada a la Reserva Natural del Peñón de Gibraltar cuesta casi seis euros, sólo para recorrerlo a pie. 

Hay una entrada conjunta, por unos quince euros que permite la entrada a todos los lugares visitables de la Roca, aunque para algunos de ellos se pide además un suplemento. Sí, una visita cara si se quiere ver todo, desde luego.

El parque del Peñón de Gibraltar está abierto todos los días. En invierno con horario de 9:00 a 18:15, y en verano con horario de 9:00 a 19:15. 

Según se dice, yendo más temprano o más tarde, se encuentra la barrera de la puerta echada, pero se puede pasar para hacer la visita a pie sin tener que abonar el dinero de la entrada, no puedo asegurarlo por propia experiencia pero conozco quien lo ha hecho 😉

Las fabulosas vistas en la subida al Peñón de Gibraltar

Primera parte: el camino hasta la zona del Mirador

Hay muchas formas de realizar un recorrido a pie por el Peñón de Gibraltar. Los caminos se bifurcan continuamente de manera caprichosa. En algunos casos parecen formados más por las pisadas de los grupos de personas que arbitrariamente decidieron pasar por allí, que por los cuidadores de la propia Reserva Natural.

No es que quiera ser excesivamente ácida, ni mal pensada, pero es muy evidente que el senderista no da dinero.

camino en la subida de el peñon de gibraltar

Una vez que se pasa la reja de entrada al Parque Natural del Peñón de Gibraltar, tenemos que andar aún unos metros por la carretera que es subida de jeeps y furgonetas, con cuidado y sin prestar demasiada atención a los usuarios de los vehículos, que nos miran como una de las atracciones de la Roca.

 Sorprende en este tramo ver casas ajardinadas, no sabemos si serán previas a la declaración de Parque Natural o son residencias militares.

Una pista de tierra nos lleva hasta el Mirador. Aunque la cuesta obliga a parar para tomar aire en algunos de sus tramos, las vistas son impresionantes.

El Peñón de Gibraltar, la subida

A medida que se sube, se va dejando atrás el barullo de la ciudad, que va quedando pequeñita, allí abajo.. Y el cielo se funde con un mar profundamente azul.

La bahía de Algeciras, ese refugio de navegantes, nos entretiene con su ir y venir de barcos.

la bahía de Algeciras desde el Peñón de Gibraltar

El mirador es el punto álgido para los que no han subido a pie. Es de esos lugares en los que se marca que «ahí es la foto». Sin embargo, no tiene comparación con las vistas desde el camino que hemos subido. 

Desde allí queda muy cerca el Castillo de los Moros, del siglo XI. Aunque el nombre de castillo quizás le viene un poco grande ya que se conserva sólo la Torre del Homenaje. 

El peñón de gibraltar, el castillo de los moros

Por esta zona de la Roca es donde más atracciones se encuentran: la Cueva de San Miguel, la Guarida de los monos, y dos nuevos reclamos: el Puente Colgante de Windsor, dispuesto sobre una garganta de cincuenta metros, y el Mirador Skywalk, una plataforma trasparente a mucha altura sobre el suelo. Cuando visité la Roca estos últimos aún no estaban, una estupenda excusa para volver.

El Mediterranean Steps

Pero estas atracciones también conllevan, inexorablemente, que haya una buena concentración de visitantes. Así que, después de entrar en las Cuevas de San Miguel, salimos del barullo, retomando el sendero en el conocido Mediterranean Steps.

 

camino de El Peñón de Gibraltar

Es una senda que da la vuelta al Peñón de Gibraltar, permitiendo llegar a su parte más alta. Tiene una fuerte subida con tramos de escalones tallados en la roca. Sólo una baranda con agarradera de cuerda separa del precipicio.

Y África omnipresente, recordándonos que catorce kilómetros no son nada y son un abismo.

mediterranean steep en el peñón de gibraltar

A lo largo de este camino, además de seguir disfrutando de unas vistas espectaculares, se pueden ver los búnkers de defensa preparados durante la II Guerra Mundial

búnkers de defensa en el peñón de gibraltar

Accediendo desde una parte más pedregosa y agreste, sintiéndonos cabras más que monos, llegamos justo a la zona más alta del Peñón de Gibraltar: la O´Hara´s Battery. Es la parte más escarpada de la Roca. Hemos hecho cima.

lo más alto de el peñón de gibraltar

Los monos nos esperaban allí, campando a sus anchas.

monos de el peñón de gibraltar

Un poquito más de camino

Después de esta fabulosa recompensa en forma de vistas fantásticas, seguimos recorriendo el Peñón ya de forma más aleatoria, hasta llegar a los Túneles del Asedio, que se encuentran justo en el otro lado. Esto nos permite tener una panorámica increíble de la ciudad de Gibraltar y de su curioso aeropuerto.

aeropuerto de el peñón de gibraltar

Para volver al centro de la ciudad, retrocedemos hacia la zona donde está la línea del teleférico. Desde allí, unas escaleras de vértigo anexas a un muro nos llevan directamente y en picado a Queen´s Gate. Y allí nos encontramos, de nuevo, en el caos de la ciudad.

monos en el peñón de gibraltar
Los monos no tienen vértigo, pero creo que se aprecia el ángulo con el que bajan las tremendas escaleras
escaleras de el peñón de gibraltar

Y nos despedimos del Peñón de Gibraltar desde La Línea, con Camarón como testigo.

camarón de la isla

¿Y qué hay de las atracciones del Peñón de Gibraltar?

No puedo terminar este artículo sin hacer un comentario, aunque sea breve, sobre las visitas que realizamos en la Roca. Finalmente fueron más de trece kilómetros de recorrido, eso seguro, pero mereció la pena cada metro.

Las Cuevas de Sant Michael

Gibraltar, de piedra caliza, tiene nada menos que 52 km de túneles y 200 cuevas. La más espectacular es la Cueva de Sant Michael.

Entrar en ella es toda una experiencia… ¿sensorial? 

Se pasa casi directamente a una enorme sala abierta de enormes estalactitas y estalagmitas, tan magnífica como para merecer ese tipo de nombre como «la catedral geológica«, que tanto gusta en las guías turísticas . Sin embargo, una música estridente, desde el más puro estilo ochentón hasta el tecno, con luces que cambiaban de color nos hizo sentir en una especie de discoteca extraña.

¿De verdad había necesidad de eso? Juzgad vosotros mismos.

cuevas de sant michael en Gibraltar
cuevas de sant michael en gibraltar

Los monos del Peñón de Gibraltar

Sin duda son la gran atracción del Peñón de Gibraltar. La única colonia de monos salvajes en Europa

Se sabe que proceden de Argelia y Marruecos. Fueron llevados allí probablemente por árabes o por británicos, un abanico de etapas históricas que demuestra que no se tiene ni idea de cómo llegaron al Peñón.

Son graciosos como sólo pueden ser los monos. Pero claro, también son salvajes, agresivos y ladrones. No podemos dejar de recordar que son animales salvajes, no domésticos.

Ellos para nosotros son un reclamo turístico, nosotros para ellos somos comida ambulante, así que… ¡cuidado con las mochilas!

Está prohibido que se les de comida, aunque no sé si hay comida natural para ellos en el Peñón.

Los cuidadores del parque tienen reservado para ellos un lugar: la Guarida de los Monos, donde los alimentan a determinadas horas del día. Quiero pensar que también los censan y cuidan. Pero la verdad es que me pareció un sitio sucio y frío, que me dio más pena que otra cosa.

Desde luego, es mucho mejor irlos encontrando por ahí, a su aire, felices y monos.

Los túneles del Gran Asedio

Una visita curiosa, dentro de todas las curiosidades de este paraje tan especial.

Como el Peñón de Gibraltar es de piedra caliza, resulta muy fácil horadar galerías y salas para reforzar militarmente la roca.

Se comenzaron en el siglo XVIII para defender Gibraltar de las tropas españolas y francesas que querían apoderarse del Peñón, de ahí lo de Gran Asedio.

los túneles del gran asedio en gibraltar
los túneles del gran asedio en gibraltar

En la II Guerra Mundial, estas galerías se remodelaron y modernizaron para preparar refugios y baterías de defensa que, junto con los búnker,  protegieran a la población de la aviación italo-alemana. Una aviación que, de vez en cuando, se pasaban por allí, atemorizando básicamente a la población de La Línea y de Algeciras, donde llegaron a caer bombas.

Recursos de viaje

Los enlaces que vienen a continuación, y algunos de los que has encontrado en este post, son de nuestros afiliados.

Pulsar en ellos no supone ningún coste para ti, incluso puede beneficiarte en algunos casos. A cambio, el blog recibirá una pequeña comisión que ayudará a seguir ofreciéndote contenido gratis.

Recursos para planificar el viaje:

Y para ver descuentos y promociones especiales, no dudes en entrar en la página de Promos. ¡Hay ofertas que te interesarán!

¿Y qué me pongo?

En cuanto a la ropa para realizar la subida al Peñón de Gibraltar, debe ser deportiva y con posibilidades de ir quitando y poniendo ropa según la climatología, ya que el sol puede apretar en cualquier época del año y el viento puede ser bastante fuerte.

Post relacionados

¿Te ha gustado este post? Concede estrellas y no olvides comentar
5/5

Deja un comentario

Nuestra web utiliza cookies para mejorar tu experiencia al navegar por el blog. Si continúas aquí nos indicas que aceptas las mencionadas cookies y que aceptas nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba