costa oeste de selandia

Costa este de Selandia, playas, literatura y arte en Dinamarca

La costa este de Selandia nos ofrece una ruta entre Copenhague y Helsigor culturalmente muy rica y paisajísticamente muy bella.

Tenemos en ella desde lugares de reminiscencias literarias hasta el arte más contemporáneo, todo entre bellos jardines, una costa idílica y recoletas casas de vacaciones.

Cómo realizar el recorrido por la costa este de Selandia

Selandia es la mayor isla de Dinamarca, si no llegamos a contar la lejana Groenlandia. Además, hablamos dea de la isla más poblada, ya que en ella está la capital, Copenhague, y ciudades como Helsigor o Roskilde.

El itinerario que os traigo en este post es un recorrido por la costa este de Selandia de poco más de 40 kilómetros, entre Copenhague y Helsingor (o Elsinor). Es esta la zona de costa más cercana a Suecia, país que se ve de manera casi continua en el horizonte.

Salir en coche o en bicicleta de Copenhague es sumamente fácil. Esto permite incorporarse sin grandes problemas a la carretera 152. Y aquí hay que tener en cuenta que la 152 es una de las carretera margarita danesas, nominación que hace referencia a las más pintorescas del país.

Esta carretera va justo por la línea de costa, permitiendo disfrutar de un paisaje de playas de arena y roca, intercalando visitas culturalmente potentes entre preciosos jardines.

La costa este de Selandia más nostálgica: la casa museo de Karen Blixen y su santuario de aves

La primera parada obligatoria de la carretera 152, a unos 25 kilómetros de Copenhague, es la casa museo de Karen Blixen. Esta vieja mansión del XIX es un lugar imperdible para amantes de la lectura y el cine. 

¿Quién es Karen Blixen? Su pseudónimo fue Isak Dinesen. Y, si aún dudáis, la frase «Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong «, da la pista definitiva.

Sí, es la escritora de Memorias de África. Su vida, reflejada en parte en esa obra, fue llevada al cine en 1985. No creo equivocarme si digo que en el inconsciente colectivo quedó para siempre grabada su fabulosa banda sonora y los infinitos paisajes de África. 

casa museo de karen blixen en dinamarca

Entrar en la casa-museo resulta conmovedor. Es realmente emocionante ver sus objetos personales: el baúl que su criado le regaló al volver de Kenia, su máquina de escribir, el viejo gramófono en el que ella y su amado Denys escuchaban música… Se hace raro reconocerles en sus caras reales, tan cercanos estamos a las de los actores Meryl Steep y Robert Reford.

objeto personal de karen blixen
memorias de áfrica

Isak Dinesen amaba profundamente los arreglos florales, hasta un punto que rozaba la obsesión. Es por ello que se siguen cultivando en el jardín que rodea la casa sus especies favoritas, con las que se decoran las estancias de la casa.

casa museo de karen blixen en selandia dinamarca
casa museo de karen blixen en selandia dinamarca
costa oeste de selandia casa museo de karen blixen

Una casa museo que es una reserva de aves

El jardín se convierte, a poco de pasar el lago, en un bosque de hayas. Es este un bosque en el que se entremezcla de forma extraña la melancolía y la alegría, quizás esa saudade de la que hablan los portugueses. 

Hay zonas realmente tupidas, casi selvátivas, como de bosque del centro de Europa. Sin duda, esto es algo que se hace extraño tan cerca del mar.

Constantemente se escucha el canto de los pájaros, ya que Isak Dinesen lo creó como reserva de aves: la reserva de aves de Rungstedlund. Esta reserva, a pesar de no ser de una gran extensión de terreno, permite cobijar a muchas especies de aves gracias a los grandes árboles y al lago. Casi cuarenta clases de aves viven aquí, cuidadas y anilladas por la Asociación Danesa de Ornitología.

costa oeste de selandia casa museo de karen blixen

¡Escuchad el canto de los pájaros!

La sencilla tumba de la escritora, en un montículo elevado al final de paseo bajo una gran haya, lleva inevitablemente a reflexionar sobre la vida de una mujer única y luchadora.

costa oeste de selandia tumba de karen blixen

La costa este de Selandia más contemporánea: el Museo de Arte Moderno de Louisiana

A los pocos kilómetros de vivir la nostalgia literaria de la casa museo de Isak Dinesen, la carretera 152 nos depara la visita a un lugar completamente diferente: el Museo de Arte Moderno de Louisiana.

Este museo lo creó en 1958 Knud W. Jensen, en el lugar de una antigua villa situada en un promontorio de cara al mar. Su nombre, tan exótico para una ubicación danesa, proviene de la curiosa historia del primer propietario del terreno, que se casó en tres ocasiones con mujeres de nombre Louise.

Lo que lo hace único es la perfecta simbiosis que consigue entablar un museo de aspecto y contenido moderno con el paisaje verde y delicado de la costa selandesa.

De hecho, el propio edificio que alberga el museo va jugando, a través de pasillos y vidrieras, a introducir la naturaleza exterior en el interior del lugar.

La sala de Giacometti, por ejemplo, dispone las obras en una sala con un enorme ventanal, que les da más valor aún si cabe. 

costa oeste de selandia museo de arte moderno de Louisiana

Y,  por supuesto, donde más se aprecia esta simbiosis de arte y naturaleza es en la ubicación de la colección de esculturas contemporáneas de Ernst, Miró, Moore, Arp… situadas  en el jardín, con unas vistas formidables al mar.

costa oeste de selandia museo de arte moderno de louisiana
costa oeste de selandia museo de arte moderno de louisiana
costa oeste de selandia museo de arte moderno de louisiana

La costa este de Selandia más dramática: el Castillo de Kronborg y un pequeño secreto

Después de tanto romanticismo y tanto arte entre paisajes ensoñadores, terminamos el recorrido en la ciudad de Helsingor, en concreto en el Castillo de Kronborg.

Este castillo actuó en su época como bastión de defensa contra el invasor sueco, pero sin duda es más conocido por ser el lugar en el que Shakespeare situó su obra Hamlet.

La visita en verano tiene un aliciente extra porque se representan en las distintas salas del castillo la obra Hamlet. Esto da lugar a realizar una visita de lo más completa y, conociendo el final de la obra, entre divertida y dramática.

costa oeste de selandia castillo de kronborg

Merece la pena dar una vuelta por los alrededores del castillo, con su vegetación de costa. Suaves gramíneas contrastan con la rudeza de las rocas de los muros.

costa oeste de selandia castillo de kronborg

Y, por supuesto, también merece la pena pasear por la ciudad de Helsingor, a veces injustamente olvidada entre el castillo y el paso a Suecia.

En verano nos aguardan en sus calles delicadas obras de jardinería.

costa oeste de selandia helsinborg

Y, atención, aquí viene el secreto de la ruta. En el puerto de Helsingor, enfrente de la moderna Casa de la Cultura de la ciudad, se encuentra la brillante escultura de El SirenitoAl pobre lo encontramos triste y decaído, separado nada menos que 40 kilómetros de su amada Sirenita de Copenhague.

Y aún hay más. Dicen (aunque no llegué nunca a saber si era una leyenda urbana) que el secreto y brillante Sirenito parpadea con sus párpados de titanio cada hora… ¿será cierto?

costa oeste de selandia el sirenito

Y un breve epílogo

Entre tanto jardín y visitas culturales variadas,  no quería terminar este post hablando del paisaje de la costa este de Selandia.

No es un paisaje de belleza abrumadora, y probablemente sea su entorno urbano el que lo hace tan especial. Pero en cualquier caso, no deja de ser una maravilla. Es un placer poder bajarse del coche (o de la bici) y pasear un rato por una de sus playas de arena suave y césped de verde intenso. 

costa oeste de selandia

Y el atardecer de verano. Hay que dejar pasar el tiempo en la playa, contemplando cómo la línea del mar va fundiéndose lentamente con la del cielo, con esa luz tan extraña y diferente a la del sur.

costa oeste de selandia

Recursos de viaje

Los enlaces que vienen a continuación, y algunos de los que has encontrado en este post, son de nuestros afiliados.

Pulsar en ellos no supone ningún coste para ti, incluso puede beneficiarte en algunos casos. A cambio, el blog recibirá una pequeña comisión que ayudará a seguir ofreciéndote contenido gratis.

Recursos para planificar el viaje:

Y para ver descuentos y promociones especiales, no dudes en entrar en la página de Promos. ¡Hay ofertas que te interesarán!

 

En cuanto a la ropa más adecuada para recorrer la costa este de Selandia, nada mejor que algún modelo urbano y cómodo. Yo hice este corto recorrido en dos días, dispuesta a no perderme nada. En ambos casos opté por una falda cómoda, una camiseta de verano y unas zapatillas blancas.

Post relacionados

¿Te ha gustado este post? Concede estrellas y no olvides comentar
5/5

Deja un comentario

Nuestra web utiliza cookies para mejorar tu experiencia al navegar por el blog. Si continúas aquí nos indicas que aceptas las mencionadas cookies y que aceptas nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba