ruta de la caldera de sete cidades

Ruta de la Caldera de Sete Cidades: vistas de rey

La ruta de la Caldera de Sete Cidades permite ir cresteando un volcán dormido, convertido en un doble lago: Lago Azul y Lago Verde, ¿puede haber algo más extraordinario? 

A ello le podemos sumar contemplar el mar en buena parte del camino y andar por un sendero bordeado de hortensias azules. 

Con estos datos no es raro pensar que el mirador de Vistas do Rei, del que se parte, es el que define todo el recorrido.

Y es que en la maravillosa isla de San Miguel de las Azores es posible vivir experiencias únicas en contacto con la naturaleza. Allí todo es posible, desde un baño en un viejo cráter anegado por el mar contemplando peces de colores, hasta la subida a un lago de montaña envuelto en la niebla. La ruta de la Caldera de Sete Cidades viene a sumarse a esta lista de senderos inolvidables.

Cómo realizar la ruta de la Caldera de Sete Cidades

La ruta de la Caldera de Sete Cidades es, quizás, de las más fáciles de realizar en San Miguel dentro de las de categoría de espectacular. Igual que sucede con el recorrido por el lago das Furnas, se trata de un sendero de recorrido bastante asequible.

Empezamos en el mirador emblemático de San Miguel

Esta ruta comienza en el increíble mirador Vista do Rei.

Este mirador dispone de zona de parking, con todos los servicios necesarios… ¡los miradouros de Azores son fabulosos! Es necesario dejar el coche en el parking de larga estancia, situado un poco más arriba del propio mirador, ya que es el que permite aparcar durante más de 15 minutos.

Si se decide hacer el camino sólo de ida, en Sete Cidades hay servicios de taxi. Son sólo 9 km. de carretera para volver al mirador y viene a costar sobre los 10 €. Hay que considerar que los taxis en Azores tienen precios fijos, son fiables y nada caros.

También hay un servicio público de trasporte. En concreto es Autoviaçao Micaelense la que cubre esta zona de la isla, pero el rango de horarios es escaso.

Una ruta lineal que puede llevar su tiempo

La ruta es de unos 8 km, y no es circular.

La dificultad es baja. Sólo hay alguna bajada pronunciada al dejar la cresta del cráter, pero no presenta complicaciones técnicas.

Hay varias posibilidades para hacerlo circular. La más popular es seguir el puente que permite cruzar entre el Lago Verde y el Azul, continuando un camino que sube hasta el Lago do Canario, y de ahí, de nuevo al mirador Vista do Rei.

Una ruta poco apta para todos

Esta ruta no es accesible para persona es sillas de ruedas, ya que el suelo es de tierra y presenta bastante irregularidades: piedras, inclinaciones, etc.

Para personas con movilidad reducida es un camino apto, si pueden contar con ayuda para los tramos de cuesta abajo, a veces con desnivel alto en distancias cortas.

No hay posibilidad de reponer agua en toda la ruta.

El clima en las Azores es tremendamente variable. Por tanto, si se realiza la ruta en verano hay que llevar desde un buen protector solar hasta un chubasquero.

Inicio de la ruta: empezamos a crestear desde el mirador de Vistas do Rei 

Miradores fabulosos en Azores hay muchos. De hecho hay rutas de mirador en mirador. Sus vistas y sus instalaciones superan todo lo imaginable, al menos bajo un criterio español.

Pero el mirador de Vistas do Rei es, sencillamente, sublime. Desde allí se tiene una visión completa de los lagos Azul y Verde, esos dos lagos casi unidos pero con diferente color, como los hipnóticos ojos de David Bowie.

mirador de vistas do rei en la ruta de la caldera de sete cidades

Este mirador puede tener horas de cierta aglomeración turística. Esto puede explicarse por su cercanía a la capital de San Miguel, Ponta Delgada, y el hecho de que sea el paso para la costa noroeste de la isla, más amable, por decirlo así, que la este.

Pero en las islas Azores, esto no es ningún problema.

Basta con andar un poco hacia el oeste del mirador para dejar atrás los grupos de touroperadores y encontrar una pista forestal, perfectamente señalizada como sendero, con todos los datos técnicos necesarios. Aparece marcada como PR03-SMI.

inicio de la ruta de la caldera de sete cidades

El inicio del camino no puede ser más prometedor. En esta primera parte de la ruta, se va bordeando literalmente el cráter del antiguo volcán, por lo que se tiene una doble visión desde arriba. 

Hacia el lado interior, se tienen las vistas de los lagos, que van dejando paso a la extraña visión de la caldeira seca, cultivada. El pequeño pueblo de Sete Cidades se deja entrever abajo del todo.

caldeira seca desde la ruta de la caldera de sete cidades

Hacia el lado exterior, una zona de arboleda va dejando paso a suaves colinas verdes que bajan hasta el mar. Colinas en las que las vacas de la isla pastan tranquilamente. Y es que las vacas son un elemento más del paisaje de las Azores, de hecho en algunas de las islas presumen de tener más cabezas de ganado que de personas.

exterior de la ruta en san miguel de las azores

Y bordeando el camino, bajando entre las colinas, y como divisor entre zonas de pasto: las hortensias. Unos esplendorosos y enormes arbustos de hortensias azules, que no por haber muchas nos dejan de sorprender a nosotros, sureños de clima seco y caluroso.

hortensias en san miguel de las azores

El mar desde la ruta de la Caldera de Sete Cidades

Una vez que se empieza a dejar atrás la caldeira seca a la que antes hacíamos referencia, empieza a verse, muy cerca, el mar.

vacas en la ruta de la caldera de sete cidades

Resulta extraño divisar Punta Ferraira y los farallones de la localidad de Mosteiros, que se reconocen claramente en la línea de costa como grandes piedras clavadas en el mar. 

La isla es muy estrecha en esta zona. Pero lo que por carretera son bastante kilómetros (y tiempo) por la necesidad de bordear los viejos volcanes, haciendo senderismo el recorrido se acorta sorprendentemente.

 

mosteiros desde la ruta de la caldera de sete cidades

El mar y el cielo son de un color intensamente azul, componiendo una postal de ensueño. Nos dejamos llevar por esta postal y lo que iban a ser dos horas de ruta se transforman en más. Momentos sin tiempo. Cosas de ese slow-green-travel que tanto nos gusta.

La mitad de la ruta de la Caldera de Sete Cidades es la llegada al pequeño mirador de Lomba de Vasco. No me refiero a la mitad kilométrica sino la mitad sentida, porque implica un cambio en el camino.

Empezamos a descender de la cresta del cráter. Y dejamos de ver el mar para volver a la densa arboleda.

sete cidades desde la ruta de la caldera de sete cidades

El final de la ruta: llegada al pueblo y a los lagos en una intensa bajada

Desde el mirador de Lomba do Vasco se continúa por un tramo de carretera de fuerte pendiente, para volver a tomar un camino de tierra que baja bruscamente hacia el pueblo.

Esto es un dato a tener en cuenta si se decide volver a hacer la ruta en sentido contrario, o plantear una ruta circular: el pueblo de Sete Cidades está justo abajo en el cráter, al pie de los Lagos Verde y Azul. Esto implica una gran bajada para llegar e, igualmente, una considerable subida para salir.

Así que termina la ruta de la Caldera de Sete Cidades, como es previsible, con la llegada al pueblo de Sete Cidades

El pueblo es realmente muy pequeño: el bonito paseo entre árboles hasta la iglesia, un barecillo y las casas de los vecinos es todo lo que se puede encontrar. Sin embargo, sí que resulta muy poético poner el broche final a este camino de vistas de rey paseando al pie de los lagos vistos desde arriba durante tantos kilómetros.

iglesia de sete cidades

El Lago Verde, en concreto, tiene un paseo muy agradable por su orilla. Se encuentran en él zonas de césped y agradables merenderos. Y, por supuesto, como no puede ser de otra forma en esta isla mágica, una vegetación frondosa en los laterales empinados y flores, flores de mil colores por doquier.

Lago verde de sete cidades

Al la vuelta al mirador de Vistas do Rei, volvemos a disfrutar de nuevo de sus vistas. Unas vistas distintas a las de la mañana, en las que la niebla fue la protagonista. A estas horas de la tarde, con sol, la luz hace cambiar el paisaje, como si esta fantástica ruta nos hubiese dejado en otro lugar.

También puede interesarte:

¿Te ha gustado este post? Concede estrellas y no olvides comentar
5/5

Deja un comentario

Nuestra web utiliza cookies para mejorar tu experiencia al navegar por el blog. Si continúas aquí nos indicas que aceptas las mencionadas cookies y que aceptas nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba